fbpx

El acoso laboral se define como el conjunto de acciones continuadas de violencia psicológica y a veces incluso física o sexual, que superiores(as), compañeros(as) de trabajo o la propia empresa ejercen sobre la víctima. Todas estas conductas se realizan de forma consciente, abusiva y premeditada con el objetivo de degradar el clima laboral de la víctima de modo que sienta miedo al ir a trabajar y que acabe por abandonar su puesto de trabajo. Hoy en Coopebanacio te queremos contar un poco más para que podás evitarlo o identificarlo en tu entorno de trabajo.

 

Esta serie de conductas negativas están encaminadas a:

  • Dañar psicológicamente, entorpecer, impedir o desprestigiar el trabajo de la víctima.
  • Infundir miedo, intimidación, terror y angustia.
  • Causar perjuicios laborales.
  • Dañar el nombre e imagen profesional.
  • Destruir o desvalorizar sus obras y logros profesionales. 
  • Generar desmotivación en las labores. 
  • Producirle recargos de tareas insostenibles.

El acoso laboral tiene su origen en las relaciones que se generan entre las personas y puede aparecer en cualquier momento, afecta por igual a hombres y mujeres y no entiende de jerarquías laborales.

¿Qué se reconoce como acoso laboral?

 

a) Discriminación laboral: Incluye todo aquel trato diferenciado por razones de edad, raza, etnia, discapacidad, género, origen familiar o nacional, estado civil, credo religioso, apariencia física, ascendencia nacional, afiliación sindical, preferencia política u orientación sexual, situación social, filiación, u otra manifestación que carezca de toda razonabilidad desde el punto de vista laboral.

b) Desprotección de la integridad y seguridad laboral: Toda conducta tendiente a poner en riesgo la integridad y la seguridad de la persona trabajadora.

c) Entorpecimiento laboral: Acción tendiente a entorpecer el cumplimiento de la labor, hacerla más gravosa o retardarla, perjudicando a la persona trabajadora.

d) Inequidad laboral: Asignación de funciones ajenas al cargo y a sus atribuciones específicas, en menosprecio de la persona trabajadora.

e) Maltrato: Entendido como todo acto de violencia contra la integridad física y psíquica, de quien se desempeñe como persona trabajadora.

f) Congelamiento o aislamiento: Es la minimización de las capacidades, conocimientos o potencialidades de la persona trabajadora y su aislamiento con el resto de funcionarios.

No se considerará como acoso laboral:

  • Aquellos conflictos pasajeros, roces, tensiones circunstanciales, incidentes aislados que se presentan en un momento determinado.
  • Cuando la jefatura está actuando conforme los lineamientos establecidos en la normativa interna institucional y nacional.
  • Las órdenes dadas por la jefatura para el fiel cumplimiento de las labores.
  • Las actuaciones administrativas o gestiones encaminadas a dar por terminado el contrato de trabajo, con base en una causa legal o una justa causa, prevista en la normativa interna, el Código de Trabajo o leyes conexas.
  • Solicitar la elaboración del trabajo o cumplimiento de funciones conforme al procedimiento establecido para tal efecto y los parámetros objetivos estipulados para ello.
  • La formulación de circulares o memorándum encaminados a mejorar la eficiencia laboral conforme a la normativa interna.
  • La solicitud que realice una jefatura del acatamiento de las prohibiciones y deberes establecidos en la normativa interna, Código de Trabajo y leyes conexas.

 

FUENTES:

Reglamento para la prevención y atención del acoso laboral en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. No 41662 – MTSS.