fbpx

En Los cuatro Acuerdos, libro de Miguel Ruiz, el autor revela la fuente de todas las creencias que nos ponen límites y nos privan de alegría y crecimiento personal. Basados en la antigua sabiduría tolteca, los cuatro acuerdos nos ofrecen un poderoso código de conducta que puede transformar inmediatamente e incorporar en vida más experiencias de libertad y dicha.

 

EL PRIMER ACUERDO “Sé impecable con tus palabras”

Es el acuerdo más importante y también el más difícil de cumplir. Independientemente de la lengua que hablés, tu intención se pone de manifiesto a través de las palabras. Lo que sonás, lo que sentís y lo que realmente sos, lo mostrás por medio de las palabras. 

La palabra “impecabilidad” significa que no hagás cosas que vayan en contra tuya. Ser impecable es asumir tu responsabilidad personal; cumplir todos y cada uno de los compromisos asumidos (empezando los que asumís con vos mismo(a), y luego con los demás); y, a la vez, canalizar el don de la palabra en forma constructiva y positiva.

EL SEGUNDO ACUERDO “No te tomés nada personalmente”

Cuando te tomás las cosas personalmente, te sentís ofendido(a) y reaccionás defendiendo tus creencias y creando conflictos. Hacés una montaña de un grano de arena porque sentís la necesidad de tener razón y de que los demás estén equivocados(as).

Todo parte de que el ego quiere darte aires de mayor importancia; por lo que, si te mostrás excesivamente focalizado(a) en la opinión de los demás, creás inconscientemente una cierta dependencia a la aprobación (o no) del otro(a). De esta forma estarás atrapado(a) en esa emoción que vos mismo generaste. El sentirte el centro del mundo se llama de muchas formas: egocentrismo, egoísmo, arrogancia. Son matices de la misma expresión cuando hacés y pensás que todo gira a tu alrededor.

EL TERCER ACUERDO “No hagás suposiciones”

Tendemos a hacer suposiciones sobre todo. El problema es que, al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto. Juraríamos que es real, pero en realidad estamos sesgados(as).

Un sesgo es un atajo que toma tu proceso cerebral intentando encontrar una vía de escape o solución rápida. Por lo general, se basa en un impulso rápido por el que asociás información basada en tu experiencia de vida, y la conectás con esa situación actual, apresurándote a tomar el atajo (sesgo) para sacar conclusiones rápidas. 

EL CUARTO ACUERDO “Hacé siempre tu máximo esfuerzo”

Sólo hay un acuerdo más, pero es el que permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados. El Cuarto Acuerdo se refiere a la realización de los tres primeros: Hacé siempre tu mejor esfuerzo. Bajo cualquier circunstancia, hacé siempre tu máximo esfuerzo, ni más ni menos.

Ser una persona excelente es más que ser impecable; significa expresar continuamente y en todos los aspectos de la vida tu mayor compromiso hacia la calidad total de tus pensamientos, palabras y acciones. Hacer el máximo esfuerzo es salir de tu zona conocida, para expandirse un poco más allá, alimentándote de energía para alcanzar un nivel superior de excelencia en todo lo que realicés. Hacer lo mejor que podás es dar siempre tu 100%.  

Esperamos que esta información te sea útil y la podás aplicar y compartir con tus compañeros y compañeras de tu oficina.

FUENTES: